viernes, 1 de marzo de 2013

Seyens: 1ª parte Stern| Capítulo 5


Dejo el siguiente, perdonad la tardanza pero esta semana apenas he podido respirar, mucho trabajo, además estoy algo malilla, más información en el blog y en mi twitter. https://twitter.com/Paulabna luego pongo la imagen junto a la del waatpad, espero que os paseis.
_________________________________________________________________________________


5


Poco después de la partida de la chica Víctor se encaminó a su casa, mientras un ligero picor se manifestaba en su ojo derecho, pestañeó pero el picor seguía presente, razón por la que con una mano apartó delicadamente los mechones de pelo que le tapaban completamente ese ojo y acarició la zona con los dedos. Sus dedos recorrieron la zona tranquilamente y solo se pararon al tocar una cicatriz que le atravesaba el ojo formando lo más parecido a la marca de unas garras afiladas. Esa marca se la había dejado un licántropo, concretamente su hermana al transformarse en uno pues, la pobre, había sido mordida por uno de los licántropos que habían atacado a su padre.

Víctor, recorrió la cicatriz, durante cierto tiempo, estaba seguro de que el picor venía de allí, pero la falta de espejo le hizo desistir confiando en que el picor no tardaría mucho en pasar.

El carruaje no tardó mucho en pararse, está vez delante de la casa de Víctor.

En cuanto el salió del carruaje notó como una ligera brisa le movía el pelo hacia atrás y su piel que aún conservaba algo del bronceado que había adquirido durante el verano que ya se había acabado comenzó a brillar intensamente. Víctor miró su piel asombrado, cada vez había más pruebas de que se estaba convirtiendo en un seyen...

Entró en su casa y subió corriendo las escaleras hasta su habitación (la casa tenía dos pisos y las habitaciones estaban arriba). Allí se puso a rebuscar entre los cajones de su cómoda hasta que la encontró, era una libreta pequeña y vieja, Víctor la ojeó y vislumbró algunos dibujos de ángeles, si, era esa. Al comprobar que era muy tarde decidió ojearla en la cama por si acaso le venía el sueño y se dormía.

Una vez en la cama y con únicamente una lámpara pequeña encendida se dispuso a hojear la libreta.
En ella había varias historias de seyens que poco a poco iban revelando datos sobre los seyens, como a Víctor ya le habían contado todo sobre los seyens antes al leer las historias no tardó en recordarlo todo...

Los seyens eran una raza inmortal, encargada de salvar a los humanos de criaturas maléficas como los vampiros, demonios o licántropos, para conseguirlo los seyens poseían poderes: leer, la mente, provocar ilusiones de todo tipo, borrar la memoria, alejar cosas o personas de ellos con la mente lanzándolos por los aires y crear alas etéreas y volar.

Cuando salía la luna su piel brillaba de una forma muy peculiar y atrayente tanto para vampiros, demonios y licántropos, como para humanos. Pero ese brillo era especial, les defendía de las criaturas maléficas, haciéndoles absorber la energía de estas al menor contacto. Así no podían dañarlos.

Había más cosas, pero a Víctor solo le interesaba recordar lo esencial y además estaba demasiado cansado para investigar por lo que luego de posar la libreta encima de la mesa de noche, apagó la luz y se durmió.


La noche pasó lentamente y pausadamente, los sueños de Víctor eran extraños y todos tenían que ver con lo mismo. La ciudad, los asesinatos, esas criaturas demoníacas que los provocaban y por último, los seyens. Esos cazadores tan especiales. Todo ello hacía que el sueño de Víctor fuera cada vez más inquieto, de vez en cuando le asaltaban escalofríos y pensaba en sus amigos y en Layla. Si realmente era seyen, ¿de verdad estaba dispuesto a arriesgarlos para cumplir su misión? Lo podría perder todo...

Sin embargo, a la mañana siguiente todo le parecía muy lejano. A creer que solo fuera un sueño. De hecho podría serlo, al fin y al cabo el ojo no le picaba, y se sentía mejor que nunca. Se levantó, sin prisas, ya que hoy era sábado y el no trabajaba los sábados, se vistió y fue al cuarto de baño a lavarse la cara y peinarse.

Se restregó el agua por la cara sin apenas prestar atención, aun así advirtió que su piel parecía más suave que de costumbre, sobre toda en la zona derecha. Le quitó importancia enseguida, ya que era imposible que la piel fuera suave en esa zona. Justo donde tenía la cicatriz que le había infringido Giovanna. Poco después de secarse la cara, cogió un peine y observándose ante el espejo comenzó a apartar su pelo de los ojos para peinarlo bien. Cuando, luego de separar unos mechones de su lado derecho, entrevió algo que le hizo detenerse sorprendido.

La cicatriz había desaparecido...Víctor pestañeó varias veces. No. No podía ser. Su cara estaba intacta, no había, ni rastro de ella, ni de ninguna marca parecida. Era como si nunca hubiese estado allí.

Eso solo podía tener una explicación, aunque no le gustaba nada, que la cicatriz se le hubiera curado misteriosamente
Del mismo modo que se le curan las heridas a los seyens...

Víctor acabó de arreglarse, algo asustado ahora no había duda el era un seyen y eso no le gustaba.

Los seyens atraían a las criaturas maléficas de un modo increíble, les hacían desear matarlos y alimentarse de ellos a cualquier precio. Por eso muchos seyens podían morir a los primeros días de transformarse, atacados por un vampiro, licántropo o demonio.

Necesitaba defenderse sino el también sucumbiría. Su padre le había contado que los de su raza se defendían con armas blancas, ya que eran de las pocas a las cuales, fácilmente, podían transmitir su energía. Y solo las armas reforzadas con la energía “angélica” de los seyens eran capaces de lastimar a las criaturas maléficas.
El problema era que él no sabía luchar, bueno ya aprendería, lo principal era encontrar las armas. Su padre debió de guardarlas en algún lado, tal vez algún rincón de su habitación.

Inspiró hondo y se mentalizó para penetrar en esa oscura habitación, no era tarea fácil pues no había vuelto a entrar allí desde hace un poco más de cinco años. Tenía miedo de que lo abrumaran los recuerdos tanto de su padre, como de su muerte. Pues aunque había conseguida superarla, eso no significaba que no lo echara de menos. Cada día desde su fallecimiento...

Finalmente consiguió reunir el suficiente valor y se adentró en la habitación, esta era espaciosa y oscura, más oscura que la del propio Víctor. Quién nunca había entendido la predilección de su padre por colores tan sombríos como los que adornaban las paredes de su habitación.

Registró minuciosamente cada rincón de la estancia, y sorprendentemente no encontró nada que recordara a los seyens ni en las paredes, ni en ningún cajón de la cómoda o de la mesita de noche ubicada al lado de una cama doble, ni siquiera en los armarios lo que si encontró fue una llave dorada, justo encima de la mesita de noche.

En cuanto la cogió un recuerdo vino a su mente. Estaban su padre y él en esta misma habitación. Víctor lo rememoraba bien ya que por aquel entonces acababa de cumplir los dieciocho. Su padre acababa de citarle allí para algo muy importante, los dos solos o eso le había dicho:


- No comprendo, ¿A que viene tanto misterio padre? ¿Que hacemos aquí? ¿Es por lo de ayer? Le juro que no se volverá a repetir — Reclamó Víctor mientras penetraban en el cuarto y su padre cerraba la puerta.

- No se trata de lo que hiciste ayer, sino de como y porque lo hiciste. Cumpliste dieciocho hace apenas unos días y has cambiado. En tu interior están despertando poderes, hijo mío. Poderes que yo no poseía hasta que me convertí en seyen. —Le explicó entonces su padre con serenidad.

- ¿Poderes? — Víctor se alarmó. — No querrás decir que...

- No, afortunadamente no. Aún no te ha llegado ese momento, pero eso confirma algo que siempre sospeché, aunque me hubiera gustado que no fuera cierto. Que tú, hijo mío, estás destinado a ser un protector al igual que yo. — Protectores, así llamaba su padre, a los seyens en muchas ocasiones. Protectores de los humanos. Víctor simplemente asintió, sabía de lo que hablaba su padre, aunque no estaba seguro de la relación que tuviera que ver con que se hubieran citado allí.
Es por eso que te he reunido aquí. Te estás haciendo mayor, hij,o y ya no puedo guardarte más secretos. — Su padre abrió un cajón de la mesita de noche y sacó una llave que Víctor observó con curiosidad, — ¿Recuerdas la habitación de la planta baja de esta casa? ¿Esa a la que tantas veces intentaste entrar sin mi permiso?

- Bueno yo... — comenzó a armar una disculpa, Víctor, aunque no sabía que decir, siempre había tenido curiosidad por lo que había allí y el porque de que la sala estuviera siempre cerrada con llave. Más nunca consiguió entrar en ella.

- No hace falta que te disculpes Víctor, no estoy enfadado y no te he llamado para regañarte. Sino para entregarte lo que es tuyo por derecho, como mi heredero y futuro seyen. — Lo interrumpió su padre y le dio la llave. — Esta es la llave de esa habitación y es tuya ahora. Solo debes usarla si en algún momento te conviertes. Pues solo allí encontrarás lo necesario para cumplir tu misión, de darse la transformación


Víctor acarició la llave, pues claro, la habitación. Seguramente era allí donde su padre había guardado todo lo que tenía que ver con seyens.

- Señor Roswell, su desayuno está listo, ¿va a tomarlo ahora? — dijo Mary apareciendo de improvisto.

- Si, gracias Mary, retírate. — Le dijo Víctor a la criada y ella se fue mientras Víctor bajaba al comedor a desayunar.

Luego de desayunar Víctor cogió la llave de su padre y bajó a la planta baja. En cuanto llegó allí vio la habitación, puso la llave en la cerradura de la hay la giró, la puerta se abrió mostrando una sala espaciosa, por donde uno podía moverse con un arma sin dañar los muebles sin querer, pues los que había, un armario y una mesa pequeña con el espacio suficiente para una lámpara, y papeles y lápices para dibujar o escribir estaban alejados del centro, casi pegados a la pared que estaba llena de cuadros y dibujos de seyens, tanto juntos formando un grupo como luchando contra alguna criatura maléfica.

Víctor se acercó al armario y lo abrió, las había encontrado.

Eran dos espadas, la primera la reconoció al instante, era el arma de su padre, llamada Yagatán y la segunda era una espada un poco extraña, pues no tenía empuñadura sino que la hoja, fina se insertaba directamente en el dedo sin dañarlo.

La mano de Víctor fue directa a esa espada extraña, por alguna razón el sentía que debía manejar esa arma. No sabía por qué pero estaba predestinado a ella.

Víctor la cogió delicadamente, parecía vieja pero en cuanto la introdujo en el dedo la espada rejuveneció y se adaptó a sus movimientos, sintió que a pesar de no haber luchado nunca podría manejar no solo esa arma sino cualquier arma que tuviera al alcance.

Animado, acabó probando algunos movimientos con esa arma y se asombró de lo poco que tardó en manejarla. Sonrío, satisfecho de si mismo y siguió practicando. Puede que sobrevivir no fuera tan difícil como lo parecía pero aun así convenía estar preparado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenid@ a mi espacio de ilusiones y letras, me gustaría pedirte que, si no es mucha molestia, dejes un comentario por aquí. Quizás no te parezca muy importante, pero en realidad sí lo es. Porque un comentario no es simplemente una palabra, es una ilusión, una alegría, un “sigue trabajando lo estás haciendo bien”. Nos brinda energías para seguir adelante porque lo que hacemos le gusta a alguien. Si no lo entendéis, pensad en algo que se os dé bien, cualquier cosa. Lo hacéis y os sentís satisfechos, pero si alguien os felicita por ello, ¿no os sentís mejor? Eso es lo que me pasa si alguien comenta, me siento bien, feliz y con ganas de seguir adelante. Así que comentad por favor, ¡no cuesta nada! ^_^

Lee el último capítulo publicado :)

Capítulo 30 :D

Ya vienen los reyes, por el arenal. Ya le traen al niño, un nuevo Capítulo. 🎶🎵 ...  ¡Ah! no, que no es así xD. En fin aquí teneís el nuev...

Capítulos más vistos