jueves, 6 de junio de 2013

Explicaciones y siguiente capítulo de Stern.

Hola, ante todo debo disculparme por desaparecerme de repente pero mayo es un mes que vino cargado de exámenes y trabajos de la universidad que me impidieron conectarme y seguir publicando, pero ya se acabó. Los exámenes acabaron hace apenas unos días por lo que ahora, a no ser que haya algún impedimento que escape a mi control, podré volver a escribir y publicar mi historia regularmente como antes. Por lo que es del Diario de Evelin, del que hablé hace tiempo, deciros que acabé de escribir el capítulo diez hace poco e intentaré seguirla pero aun no sé cuando volveré a publicarla, ya que para ello quisiera tener más capítulos. Además aun tengo que escribir el siguiente del fanfic de los juegos del hambre y seguir editando Stern un poco más, así que la publicaré en cuanto pueda. Mientras seguiré con Stern :)

Y bueno, no me enrollo más y os dejo el capítulo.


Seyens: 1ª parte Stern. Capitulo 12


Anne:


El sol se estaba poniendo mientras Anne se encontraba en su habitación practicando movimientos, frente a un espejo. Mientras practicaba recordaba los movimientos usados la noche anterior, en su primera lucha, e intentaba mejorarlos. Al final no le había salido nada mal, pero ella se encontraba un poco frustrada por no haber podido salvar a la humana que el licántropo había matado. La humana en cuestión era una chica muy joven, casi una niña, pues solo tenia doce años, su madre trabajaba de dependienta en una tienda cerca del centro de la ciudad y su padre era obrero.

El atacante de la niña no solo la había matado sino que también había empezado a comérsela cuando la cercanía de Anne le hizo olvidar a su víctima.

Esos hechos se los reveló Marina cuando se encontró con ella esta mañana de domingo.

Anne se había levantado a la misma hora que ayer y aprovechó que era temprano y no tenia mucho que hacer para visitar a Jaymie y preguntarle si lo de estar espabilada todas las mañana era cosa de seyens o no pero no la encontró ni en su casa ni en su jardín y volvía a casa un poco frustrada cuando se encontró con Marina.

-Anne, por fin te encuentro, necesito pedirte un favor— Le dijo Marina.

- Sí, lo que tu quieras. ¿De que se trata? — dijo Anne

- Quiero que me acompañes a casa de Chase y me ayudes a sacarle la verdad sobre mi hermano — Le pidió Marina. Anne se sorprendió un poco, normalmente Marina no pedía ayuda y menos para hacer hablar a una persona. Además ¿Que creía Marina que pudiera hacer Anne que ella misma no pudiera hacer? Marina desconocía la historia de los seyens y los poderes de Anne así que no podía suponer que esta averiguara cosas que ella no pudiera averiguar por si misma.

- De acuerdo, pero, ¿para qué necesitas mi ayuda? Yo no tengo mucha fuerza y estoy en contra de la violencia. — Dijo Anne, era más fácil preguntar directamente que llenarse la cabeza de supuestos o usar sus poderes.

- Lo sé y no te pido eso. Es que Jaymie siempre tuvo un don para saber si lo que decía uno era verdad o no y pensé que ella te había enseñado su técnica antes de desaparecer. — Dijo Marina contestando a la pregunta. Lo cierto es que Jaymie no tenía ningún don para distinguir la verdad de la mentira, lo que pasaba era que si una persona decía una cosa y pensaba en como hacer que esa cosa fuera creíble, Jaymie deducía que lo dicho no era cierto.

- De acuerdo, vamos. — Dijo Anne, ahora lo entendía, su papel era estar presente y usar discretamente sus poderes para saber si lo que decía Chase era verdad.

Se dirigieron a la casa de Chase, quien igual que Marina vivía con su padres, los cuales no sabían que su hijo violaba los toques de queda que le imponían y salía por las noches. La casa de Chase se encontraba en la zona obrera, que era la zona más cercana a las fábricas e industrias de Stern, ya que tanto Chase como su padre eran obreros.

- ¿Te has enterado de lo de esa niña? — Preguntó Marina a Anne por el camino.

- ¿Qué niña? — Preguntó Anne.

- Una niña ha sido encontrada muerta ayer por la noche. Dicen que su asesino la ha entregado a las fieras. — Le informó Marina.

- ¿A las fieras? — preguntó Anne extrañada.

- Aparte de matarla le han mordisqueado una pierna y eso normalmente lo hacen los animales salvajes, las fieras. — Contestó Marina

- ¿La conocías? — preguntó entonces Anne interesada pero Marina negó con la cabeza.

- No sé su nombre, pero me han dicho que su padre es obrero y su madre es la dependienta de una tienda del centro de la ciudad. — Dijo ella y Anne asintió. Desde que habían empezado las muertes todo el mundo se interesaba por la familia de las víctimas, y las víctimas, mismas por lo que no era de extrañar que Marina supiera de los padres de esa niña.

Siguieron hablando un rato más de la niña y luego Anne le preguntó a Marina si sabía algo más de Esteban, pero ella le dijo que aún no lo habían encontrado, ni sabían nada nuevo.


— Ya llegamos — Informó Marina en cuanto llegaron al frente de una de las múltiples casas, pegadas o casi, que formaban la zona obrera, casas que eran tan parecidas que si no fuera porque Marina se lo había indicado Anne no sabría distinguir la casa de Chase de las otras. Marina llamó a la puerta y la madre de Chase, una mujer de pelo castaño rojizo abrió la puerta.

- Buenos días Charlotte, ¿está Chase en casa? — Dijo Marina, Charlotte era la madre de Chase.

- Si está en su habitación. ¿Queréis que lo llame? — dijo Charlotte

- No, gracias, preferimos entrar a verle ¿Podemos? — Dijo Anne.

- Si, claro, pasad — concedió Charlotte amablemente y las guió hasta la habitación de Chase para luego llamar a la puerta y anunciar.

- Hijo, la hermana de Esteban y una amiga suya han venido a verte. —

Alguien se acercó a la puerta y Anne por poco se pone en postura defensiva delante de todos, acababa de captar en esa persona el mismo “fuego” que en el licántropo al que se había enfrentado la noche anterior solo que en ese caso era un fuego controlado porque su dueño estaba en forma humana y bastante tranquilo. Seguramente se trataba de Chase pero seguía siendo un licántropo por lo que era necesario no bajar la guardia y a la vez no enfadarlo ni hacer nada que provocara sus instintos de hombre lobo ya que los licántropos eran bastante inestables.

Un chico de pelo liso de tono castaño rojizo y ojos marrones abrió la puerta observando con intriga a los visitantes, parecía inquieto como si se sintiera observado. Por unos instantes sus ojos y los de Anne chocaron con un destello de reconocimiento en los de él. Esa chica le sonaba. No sabía por qué pero le sonaba. Finalmente negó con la cabeza y se dirigió a su madre:

— Gracias por avisarme mama, ¿puedes dejarnos solos? — le pidió

  — Sí, claro, hijo — concedió Charlotte y se fue.

— Hola Marina — saludó Chase, seguidamente volvió a mirar a Anne. Seguía sin saber porque su rostro le era tan familiar pero había algo especial en ella, algo que lo incitaba a mirarla una y otra vez, le atraía de una manera inexplicable...

—  Supongo que tú debes de ser Anne. — Añadió recordando que Esteban había mencionado su nombre en alguna ocasión, y había manifestado las ganas que tenía de que Marina se la presentara.

Anne asintió y sus ojos volvieron a chocar, pero en esta ocasión la que pareció reconocerle fue ella. Pero no supo de qué, a la vez, él estaba comenzando sospechar de su extraño color de ojos. Sin embargo, frente a la cada vez más pequeña parte de su mente que le decía que esa chica era un seyen, había una gran parte que le decía que se equivocaba. Eso le extrañó a Anne ¿Acaso había algo fuerte que la protegía? Igual una especie de magia natural.

— Pasad — Invitó Chase y ellas entraron en la habitación, cada vez estaba más nervioso ¿Habría realmente alguien observando? No, seguramente no. ¿Pero entonces porque tenia la sensación de estar vigilado? Miró otra vez a la ventana, nadie.

— ¿Sabes algo de Esteban? — preguntó él a Marina, supuso que era por eso que había venido hasta aquí.

— Chase por favor deja de fingir que no sabes nada yo no soy la policía no te voy a hacer nada. — Dijo Marina, Chase la miró contrariado ¿Es que acaso Marina también sospechaba de él? La situación se estaba poniendo complicada, bueno quizás si ponía cara inocente y decía:

— ¿De qué hablas? no estoy fingiendo. — Pero Marina no pareció creerlo, o más bien no quiso, porque más creíble imposible, y replicó.

— Claro que finges. ¿Donde está mi hermano? — genial, había elevado la voz ¿se estaba ella enfadando con él? sí, eso parecía.

- No lo se. — Mintió él, su oído evolucionado captó un ruido fuera, sí lo estaban observando no había duda. Le dieron ganas de lanzar una mirada asesina a quién le estuviese espiando pero se contuvo, para lo que serviría. Además si era un miembro de su manada fijo que le reñían a el y no al espía que seguramente estaba cumpliendo órdenes.

— Sí que lo sabes. Saliste con él aquella noche. — Afirmó ella, genial y ahora que le decía no podía soltarle la verdad, no ahora que estaba claro que lo vigilaban, bueno a lo mejor si decía parte de la verdad ella se conformaba.

— Sí, pero no lo acompañe a casa a eso de las doce nos despedimos y el se fue. — Faltaban algunos detalles pero bastaría para convencer a Marina, el problema era Anne, pues seguía teniendo la sospecha de que era Seyen y si esta le leía la mente lo sabría todo.

— No, no te creo, debes de estar mintiendo. No creo que mi hermano sea tan imprudente como para volver solo a casa. — Afirmó Marina, vaya se había olvidado de ese detalle, ¿ahora qué le decía?

— ¿Que ha pasado? ¿Que le has hecho? — Insistió Marina, elevando la voz y sin darle tiempo a Chase de hablar; vale que estuviese preocupada pero esto ya era pasarse de la raya. ¿Que iba a hacerle el? Por favor Esteban era su mejor amigo.

— Marina por favor tranquilízate, no le he hecho nada, eso fue lo que paso, no hay nada más. — Esta situación ya lo estaba enfadando ¿Con qué derecho venia ella a acusarlo de nada?

  — ¿Que me tranquilice? ¿Tú sabes lo preocupada que estoy? ¡He estado aquella noche en vela esperando a que volviera! — Su voz se elevó aun más, a este paso soltaría un grito y vendría alguien.

— ¿Y te crees que a mi no me preocupa? Estoy tan preocupado como tú o más pero al menos no le echo la culpa a otro — Ya estaba empezando a temblar, bueno era culpa de ella, ¿Quién se creía que era para alegar que él no se preocupaba por Esteban?

— No le echo la culpa a nadie, digo lo evidente le hiciste algo, lo se ¿Y por que tiemblas ?, ¿tienes miedo de que te denuncie si me dices la verdad? — dijo ella, los temblores de Chase aumentaron ¿Miedo, ¿él? Se iba a enterar...

— Cállate, tú no sabes lo que esta pasando. ¡No entiendes nada! — replicó el fuera de si, iba a transformarse, lo sentía, bueno tampoco quería pararlo ahora mismo.

— Marina, por favor sal, así no conseguirás nada, yo me encargaré de que diga lo que sabe. — Anne por fin habló, su voz tenía un efecto especial, era muy convincente.

— Yo...está bien y de paso intentare calmarme. — Dijo Marina, menudo cambio había tenido la chica. Pero Chase apenas le dedicó una mirada a Marina cuándo esta se fue, sus ojos volvieron a enfocar a Anne, quien después de que Marina se fuera cerró la puerta y se situó delante de ella cerrándole esa vía de escape.


Bien cálmate y intenta explicarte, Chase —Comenzó, su mirada lo intimidaba un poco pero lo intimidaba más lo que está podía hacer con ella, solo de pensar en sus poderes se estremecía sobre todo al hecho de poder torturarlo sin tocarlo. Se concentró en calmar sus temblores, no vaya a ser que ella usase sus poderes para calmarlo.

No puedo, me están vigilando.” Pensó el, esperaba que ella estuviera leyendo la mente por qué si no, no podría saber nada.

Ella miró hacia afuera y asintió, también se había dado cuenta de que alguien los observaba, dio unos pasos y le puso una mirada hostil pero lo que le susurro no era nada hostil, se trataba de un consejo.

— Pues piénsalo, yo no diré nada a nadie — el susurro era tan inaudible que si no fuera por la cercanía y el desarrollo de su oído no se habría enterado de nada, asimismo ella no parecía amable pero lo era, sí que se le daba bien fingir a esta chica.

Recordó la noche en que todo ocurrió, Esteban y el acababan de salir de un local poco recomendable para Esteban por la bebida y el ambiente, pero eso a Esteban nunca le había importado, de hecho le estaban gustando esos lugares.

Afortunadamente ninguno de ellos había bebido lo suficiente para no saber por donde iban ni como. Estuvieron un rato hablando mal de sus padres y de los toques de queda que estos imponían, luego Esteban alegó que estaba cansado y se fue. Chase también se alejó y aprovechó el tiempo que le quedaba para cazar. Decidió no mostrarle esa parte a Anne pero sí que le mostró como después de alimentarse oyó un grito, era Esteban, corrió lo más rápido que pudo y cuando llegó vio que estaba herido y sangraba pero no mordido y que un licántropo iba a atacarle. Sin pensarlo mucho se interpuso entre los dos y convenció al otro licántropo de que él iba a encargarse de Esteban, y le dijo que se buscara otra víctima. Cuando este se marchó Esteban retrocedió asustado, pero le reconoció los ojos, y pronunció su nombre y Chase desapareció un instante y volvió con forma humana y le contó parte de la verdad. Que él era un licántropo, que era eso, y que el acababa de salvarle de uno. Había más pero no quiso arriesgarse a contarlo, no le convenía que ella lo supiera todo, aún no.

Anne asintió, había captado la historia. Esteban estaba vivo

Anne, por favor lo estoy escondiendo, no quiero que muera ni que lo transformen. Ayúdame.” Pensó para que esta lo escuchara. Vale, estaba loco, pero estaba un poco desesperado por la situación, sabía que si lo encontraban los matarían a los dos y eso era precisamente lo que quería evitar.

Anne negó con la cabeza.

— Intentare encontrarlo y protegerlo pero no puedo hacer nada más — le susurro ella otra vez de esa manera tan inaudible y se fue pero antes le dedicó una mirada asesina a la ventana que provocó otro ruido, seguramente de pasos ¿Había asustado al vigilante solo con mirarlo? Si que era buena, buena y atrevida.


—  ¿Que te ha contado? — preguntó Marina en cuanto ella y Anne estuvieron fuera de la casa.

— Muy poco, que Esteban esta vivo y que el lo esta protegiendo pero no me dijo de que ni porque. — Contestó Anne.

- Bueno, algo es algo — dijo Marina ya más relajada.

_________________________________________________________________________________


Y para finalizar os dejo una pequeña imagen de como me imagino a Chase, un personaje que poco a poco irá adquiriendo importancia a lo largo de la historia, ya lo veréis. ; )


1 comentario:

  1. Exámenes, malditos exámenes... espero que los superaras bien. Pobre niña :( muy buen capítulo, un voto para fantástico.

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a mi espacio de ilusiones y letras, me gustaría pedirte que, si no es mucha molestia, dejes un comentario por aquí. Quizás no te parezca muy importante, pero en realidad sí lo es. Porque un comentario no es simplemente una palabra, es una ilusión, una alegría, un “sigue trabajando lo estás haciendo bien”. Nos brinda energías para seguir adelante porque lo que hacemos le gusta a alguien. Si no lo entendéis, pensad en algo que se os dé bien, cualquier cosa. Lo hacéis y os sentís satisfechos, pero si alguien os felicita por ello, ¿no os sentís mejor? Eso es lo que me pasa si alguien comenta, me siento bien, feliz y con ganas de seguir adelante. Así que comentad por favor, ¡no cuesta nada! ^_^

Lee el último capítulo publicado :)

Capítulo 30 :D

Ya vienen los reyes, por el arenal. Ya le traen al niño, un nuevo Capítulo. 🎶🎵 ...  ¡Ah! no, que no es así xD. En fin aquí teneís el nuev...

Capítulos más vistos